Google Analytics

lunes, 4 de noviembre de 2013

Agenda Digital: raya para la suma

Habiendo ya transcurrido 4 años desde que se hizo la última campaña presidencial, donde el tema de la Agenda Digital fue, por primera vez en nuestra historia, un tema relevante para el candidato que luego fue presidente, es momento de hacer Balance.

El relato de Sebastián Piñera fue, y sigue siendo, de que Chile llegó tarde a la revolución industrial y por eso quedó entre los países en vías de desarrollo, razón por la cual no podía llegar tarde a la revolución digital. Para ello preparamos un programa que se lanzó ante la industria TIC en agosto de 2009. La mayoría de las medidas anunciadas en dicho programa se pusieron en marcha. Pocas se han concluido, porque devinieron en un mayor esfuerzo del que se pensó inicialmente (y asumo la responsabilidad en ello, como experto de confianza del candidato). Muchas que no estaban se generaron con posterioridad, y varias de ellas se ejecutaron hasta su término. Se avanzó mucho, pero no alcanzó para ser una revolución digital.

En la suma quedan el proyecto Chileatiende, que cambió el paradigma de atención del Estado al ciudadano; la consolidación de la plataforma de interoperabilidad del Estado, que tenía 7 instituciones en marzo de 2010 y terminará con casi medio centenar; la ley de neutralidad en la Red, convirtiéndonos en el primer país en el mundo en tenerla; la primera licitación del espectro 4G; los más de 1.300 pueblos con Internet; el incremento en la penetración de banda ancha fija en los hogares desde un 25% a un 40% (50% si se suma Banda ancha móvil); la licencia médica electrónica; la nueva institucionalidad de la estrategia digital unida a la Subtel (aunque con gusto a poco); la incorporación del nuevo paradigma de la Khan Academy en 1.000 colegios municipales, y la empresa en un día, que es un primer paso para la institucionalización del uso de la firma electrónica. En veremos quedan la ley de teletrabajo, la supresión del impuesto a la importación de software, la publicación en medios digitales de hechos que hoy se deben publicar en el Diario Oficial, el proyecto de ley de datos personales, y la obligatoriedad en el uso de la factura electrónica. Todos ellos, enviados al congreso y “siguiendo su curso”. Considerando lo poco que los honorables entienden o se entusiasman con las TIC, va para rato – y ojalá me equivoque. Pero el gobierno cumplió con su parte.

En la resta quedaron fuera los dos proyectos verdaderamente impactantes del programa: el subsidio a la demanda en banda ancha y el subsidio a la compra de un computador, ambos para los segmentos menos favorecidos del país, que estaban – y siguen – fuera del mundo digital. La razón que se dio estuvo en el terremoto y en el perfeccionamiento del mercado como condición previa para entregar subsidios, considerando los costos de la banda ancha en Chile.  Me alegro por ello de que tanto en la Estrategia Digital 2020 como en el programa de Evelyn Matthei se ponga una meta de penetración de banda ancha del 80% de los hogares para el año 2020. Lo echo en falta en el Programa de Michelle Bachelet.

Pienso que “el proyecto” que cambiará a Chile es el de banda ancha para todos los hogares y empresas, con subsidio a la demanda. Los chilenos han demostrado ser buenos usuarios de Internet, cuando en Internet hay cosas que interesan de verdad a los chilenos. La tasa de penetración de Facebook (más del 100% de los usuarios de Internet… en apenas 5 años) es una muestra de ello. El tener al 96% de la población bancarizada usando banca electrónica es una muestra de ello. El que un 93% de los contribuyentes paguen sus impuestos a la renta vía Internet es una muestra de ello. Si nos centramos solo en sacar adelante ese proyecto cuanto antes, volcando todas las energías al mismo, el resto vendrá por añadidura. La economía en Internet está creciendo a tasas de dos dígitos, y si todos están conectados estaremos incorporándonos realmente a dicha economía. Los beneficios de usar Internet quedarán exponencialmente expuestos.

Hoy nadie objeta el costo de tener un celular. El acceso a Internet a través de smartphones – que de aquí a 5 años serán el 90% de los equipos – hace el costo de dicho acceso marginal, y los beneficios muy superiores a los de solo el servicio de voz. En este proyecto pienso que debería haber un esfuerzo público-privado. Las TELCO deberían armar planes de $5.000, con limitaciones en cuanto a tráfico, y vendidos a costo. La evidencia empírica muestra que a poco andar la mayoría de los usuarios de esos planes básicos se pasa a planes de mayor valor agregado y rentabilidad. Se podría añadir además a esos planes a costo un "churn" de dos años como requisito.

La revolución digital aún es posible, y requiere solo de un buen proyecto en el cual de verdad pongamos todas las fichas y no solo marketing.

Alfredo Barriga

8 comentarios:

Aldo Onetto dijo...

Un buen resumen del avance logrado .... hay mucha tarea aún por delante y claramente toda política pública que ayude a la masificación de la banda ancha debe estar dentro de las prioridades de todos los candidatos.

Telefonica, con la creación de un Centro de I+D en Chile está en la senda correcta, favoreciendo la capacidad innovadora nacional para crear servicios digitales que hagan de nuestras ciudades unas mas amigables en todo orden de cosas, usando inteligentemente las tic´s.

Tomas Bradanovic dijo...

Buen balance Alfredo, la tecnología siempre va muy por delante de los gobiernos y sus políticas, cuando se pongan de acuerdo para licitar frecuencias de la "televisión digital" esas bandas probablemente estarán obsoletas y así ocurre con la mayoría de las iniciativas del estado.

Creo que algo bueno que podría hacer el gobierno es cambiar toda esa intermediación de FOSIS en capacitaciones hechas por OTEC por cursos online, pero estamos muy lejos de eso todavía. No es un problema técnico sino principalmente político y humano, sin hablar de los intereses económicos involucrados.

Pedro Rivadeneira M. dijo...

Estimado Alfredo, como siempre te dijimos...El Teletrabajo (una modalidad de Plasticidad Laboral) NO avanzara mientras no se devele el impacto de la "cultura de la desconfianza" en la cultura chilena en general y en particular en la de las organizaciones..las plataformas TICs son cada día mas commodities...la cultura NO.
Fue muy cándido (ansiedad pirotécnica) haber empujado una modoficacion "al contrato de trabajo desde casa", sin antes haber escuchado y entendido profundamente a algunos stakeholder que venían diciendo desde mediados de los 90 (desde su óptica asistencialista) que cualquier modalidad de Plasticidad Laboral (por ej. Teletrabajo) era y es una forma encubierta de precarizacion del empleo (al abusador mas temprano que tarde la ciudadanía le pasa la cuenta, en este caso los diputados)...para tenerlo encuentra en tu futuro...:-)

Ps. Pedro Rivadeneira M.

Roberto Jijena dijo...

Gracias por esta síntesis, que bien me suena a un campanazo para llamar la atención y no dejar en el olvido temas urgentes que se acumulan exponencialmente (educación, salud, previsión, etc.). Piñera tenía razón al sostener que habíamos llegado tarde a la revolución industrial. Mi sospecha es que empezaremos a llegar tarde a muchas otras citas de la historia... La divisoria degital puede provocar un quiebre difícil de revertir.
Agradezco tu aporte, pues la lección que entraña es no callar para avanzar, doblegar esa cultura de desconfianza que con razón alude Pedro.

Algy dijo...

Muy bien, Alfredo. Lo importante es no bajar la guardia. Estoy contigo en que el acceso universal a internet trae un cambio drástico; espero que el país vaya en esa dirección. Creo que no hemos hecho el análisis profundo de ese cambio, porque la sociedad entra en nuevas fases mes a mes, porque no nos damos cuenta de lo que ocurre en bolsillos de cultura antes/después (faltan tantos estudios de ciencias sociales que utilicen más que el olfatímetro, el agent based modelling), y porque es más cómodo manejar por la misma ruta a diario, con leves suspiros a diestra y siniestra vía twitter. Pero el mar se mueve. Lo que omites, con sencillez, es cuánto tú hiciste para revolverlo.

Marco Orellana dijo...

Estimado Alfredo,

Primero que nada te agradezco compartir el enlace y te felicito por el empuje, que siempre has demostrado.

En estas materias tengo la sensacion de que nos falta una reflexion mayor, en terminos de como subirnos al mundo Digital, no solo como consumidores si no que como creadores, como hacemos para que nuestro Pais sea en realidad un actor protagonico y no solo un buen seguidor.

La iniciativsa que menciona Aldo esta en esta linea,debiesen ser muchas mas y parte de una estrategia.

Hace pocos dias un grupo de muchachos de Ingenieria de la U. de Chile, se ganaron el primer premio del Intel Global Challenge 2013 en USA, compitieron con 18.000 emprendedores y con una innovacion TIC made in Chile lograron vencer. Esto que es poco conocido en nuestro Pais, corrobora que contamos con el potencial, nos falta abrir los espacios para que deje de ser algo excepcional y se transforme en parte de nuestro sello, en el Mundo Digital.

Alfredo Barriga dijo...

Gracias a todos pro sus aportes. En Facebook la Paloma Baytelman abrio un grupo llamado Gobierno Digital Chile que está bastante entretenido.

De una cosa estoy convencido: los que estamos en esto no podemos tirar la toalla. Hay demasiado en juego.

¿que sería de Chile si se elabora un material conductor con mejores propiedades que el cobre y un costo significativamente inferior? Ojo, que puede venir. Sigan al grafeno...

Un abrazo

Alfredo Barriga dijo...

PD para Marco: lo del premio Intel, ¡notable! ¿Por que no lo comentas a Laurentzii de Sasia y hacen algo al respecto? Estando tu donde estas, tienes una buena caja de resonancia