Google Analytics

viernes, 29 de julio de 2011

La World Wide Web, icono del Post-capitalismo

El capitalismo, como sistema económico, ha aportado al mundo el crecimiento económico más grande de la historia, pero ha fallado reiteradamente en una distribución justa de los ingresos. La razón de ello a mi juicio es que ha sido capaz de asignar eficientemente algunos recursos económicos, pero no todos, y desde luego, no los más relevante

El sistema capitalista descansa en la optimización de recursos escasos como tierra, capital y trabajo. Sin embargo, hay un cuarto recurso que ha demostrado ser ilimitado y creciente: el conocimiento. Cuando éste se convierte en el recurso más que un recurso, más importante que el capital, el sistema resultante es post-capitalista.  

El capitalismo generó la teoría del libre mercado, pero el libre mercado no funciona en el mundo real. Apoya el “laissez-faire” del Estado, pero eso no permite una distribución justa de los ingresos ni evita los abusos de poder de los que pueden abusar del poder, sea económico, político o social. Por algo, en Administración de empresas se enseñan las cinco fuerzas de Porter. Porque no es cierto que en el mercado haya libertad de competencia, libertad de concurrencia, igualdad de acceso a la información, barreras bajas de entrada y salida. Y sin eso, el mercado no funciona.

El conocimiento es ahora el más relevante de todos los recursos económicos. El conocimiento es generado por las personas. Si todas las personas pudieran desarrollar los talentos innatos con los que vinieron al mundo, y pudieran ponerlos a trabajar en lo que más les gusta, el producto interno bruto de los países sería muy superior al actual. Pero el sistema actual no desarrolla los talentos de cada uno, ni le pone a trabajar en lo que tiene más talento y más le gusta. El sistema actual no sabe ni puede asignar eficientemente los talentos, limitando con ello el desarrollo y la felicidad personal y el desarrollo de la riqueza de las naciones.

Pero en la World Wide Web (WWW) todo ello sí ocurre. En la WWW hay acceso igualitario para todos quienes están, a la misma cantidad y calidad de información, y al mismo tiempo. En la WWW las barreras de entrada y salida son casi inexistentes. En la WWW hay libre competencia y libre concurrencia, y libertad de flujo de bienes y servicios. La WWW no está en poder de nadie, no hay fuerza que la controle. Tampoco hay regulaciones ni Estado: es transnacional, y cubre todas las actividades de la humanidad. Ha crecido a dos dígitos año tras año desde su creación. Ha generado la mayor capitalización bursátil de empresas en tiempo récord desde que se inventó la Bolsa. Ha generado industrias billonarias en dólares en cuestión de pocos años. Ha creado millones de trabajos, más del doble de los que ha destruido. En la WWW lo que vale es el talento puesto a prueba. En la WWW se puede trabajar en lo que a uno le gusta y tiene más facultades de hacer. En la WWW no hay conflictos patrono-empleado porque funcionan libremente los acuerdos mutuos de contraprestaciones, y hay entidades intermedias – no estatales – que se encargan de que las partes cumplan sus compromisos. Alrededor de la WWW se ha generado la mayor ola de innovación de la historia, y la mayor democratización e inclusión social de la humanidad. En la WWW está todo lo bueno pero también todo lo malo, lo noble y lo ruin de la naturaleza humana, conviviendo dinámicamente. 

La WWW es el nuevo gran paradigma, el icono del postcapitalismo y de la Sociedad del Conocimiento. Crea una nueva dinámica social. Está creando una nueva política. El “Estado Nación” como lo conocemos y como se concibió tras las revoluciones americana y francesa, no responde a la nueva realidad que trae la WWW, que está irrevocablemente transformando el mundo hacia una nueva era. La educación que se inventó para y por la sociedad industrial no responde a la nueva realidad, donde la gente saldrá al mundo laboral a cubrir trabajos que no existían cuando entraron al colegio, usando tecnologías que no se habían inventado y de maneras que ni se imaginaron, como ya está sucediendo con las primeras generaciones de “nativos digitales”.

El principio que introdujo el capitalismo en el sentido de que si cada uno se focaliza egoístamente en su propio beneficio una “mano invisible” hará que todos consigan sus objetivos no funciona, como lo demuestra la mala distribución del ingreso dejando al mercado operar solo. En la WWW lo que funciona es más bien que si todos buscan el bien conjunto, una “mano invisible” hace que cada uno consiga sus objetivos. Ahí están Wikipedia, Youtube, Facebook y tantos otros para demostrarlo. El trabajo en plataformas libres y abiertas en ambiente de colaboración consigue resultados más valiosos, sustentables y duraderos que el trabajo en solitario y en contra de la competencia. En la WWW se “coompite”, es decir, se compite pero se colabora.

La WWW entrega una experiencia personal a la gente que contrasta duramente con la vida fuera de la WWW. Ven, porque lo experimentan, que se puede vivir de otra forma, pero la realidad fuera de la WWW no les deja, y les frustra. Añádanle a “La Rebelión de las Masas” de José Ortega y Gasset la WWW y tendrán el porqué de los movimientos sociales y políticos recientes.

Por ello, el acceso a Internet ha sido declarado por parte de la ONU como “derecho humano fundamental”. La sociedad chilena no ha internalizado aún el potencial de este nuevo paradigma, perdiendo con ello innecesariamente muchas energías en discusiones que no apuntan ni al diagnóstico ni a la solución real de los problemas, sino a buscar soluciones distintas de las mismas cosas.

Alfredo Barriga

2 comentarios:

Lorena dijo...

Me parece muy interesante el tema. Creo que para comprender la sociedad actual es indispensable reflexionar acerca del lugar que ocupa en ella Internet. Sin embargo, quisiera agregar ciertos comentarios a tus argumentos.
En primer lugar, veo que hay cierta contradicción entre tu definición del capitalismo (con sus obstáculos para su buen funcionamiento: Fuerzas de Porter) y la Sociedad post Capitalista que celebras. ¿No me queda claro si abogas por un capitalismo de libre mercado que por fin funcionaría a la perfección, o por un tipo de relación humana que ha superado lo que Marx llamó el "Fetichismo de la Mercancia"?
En segundo lugar, creo que el capitalismo sí ha sabido reconocer al Conocimiento como un bien a valorar y por ello a explotar. Basta considerar el ejemplo de la industria farmacéutica en donde la propiedad intelectual produce billones de dólares y el acceso a las drogas se mantiene limitado por meros fines económicos.
En tercer lugar, creo que estás otorgando al Internet el carácter de CAUSA cuando en realidad éste es más bien una consecuencia de las transformaciones materiales y económicas que el mundo ha sufrido desde hace 50 o 60 años.
Para que una persona pueda ingresar "libremente" al Internet y hacer uso de todas sus posibilidades debe poseer ciertos beneficios materiales básicos, beneficios que Internet no colabora en distribuir democráticamente. Por el contrario, me atrevo a postular que el Internet y la "Informatización de la Producción" han acelerado el proceso de acumulación monopólica de capital.
Pese a todo esto, comparto tu entusiasmo frente a las nuevas tecnologías. Creo, no obstante, que una sociedad post capitalista, para arribar, exige antes que nada de una distribución igualitaria, no de Internet, sino de bienes materiales básicos.
Internet y la tecnología en general, reconfiguran el panorama productivo ("Automatización de la Producción") haciendo de la distribución igualitaria de bienes tanto materiales como simbólicos una realidad más posible que nunca.

Lorena

Alfredo Barriga III dijo...

Tienes razón, Lorena, de que parece algo confusa la explicacion del postcapitalismo, la voy a re editar y mejorar.

La www entrega a todo el mundo por igual acceso al conocimiento. Cierto que no entrega "bienes básicos" y que es hasta poco estético hablar de conocimiento a quien padece hambre. Pero este ecosistema que se ha armado permite liberar las mentes, pensar distinto, buscar soluciones fuera de la caja, cambiar mentalidades, todo lo cual va a llevar a ver la misma miseria que abunda en el mundo con otro enfoque. Creo sinceramente que en la sociedad del conocimiento éste pasa a ser central (no lo es actualmente) y por lo tanto, al ser las personas las que producen el conocimiento, las personas, y no el trabajo en abstracto, pasan a ser lo más importante. Estoy escribiendo mucho más en extenso de todo esto.

Internet no es ni causa ni origen, simplemente es una plataforma donde se produce el cambio, y se iguala el acceso a los mismos ilimitados bienes - que están en Internet. Eso no había ocurrido nunca antes.

La frase clave es la de Drucker en su libro La Sociedad Post-Capitalista: "Que el conocimiento sea no "un" recurso sino "el" recurso es lo que hace de la nuestra una sociedad post-capitalista. Cambia fundamentalmente la estructura de la Sociedad. Crea una nueva dinámica social. Crea una nueva política".

En otros artículos de mi blog hablo más de esto.

Gracias por tu comentario